Síguenos en: Facebook Twitter
28/08/2015

Amik, la mascota de los Juegos Olímpicos de 1976

 

Juegos Olímpicos 

La mascota olímpica como símbolo que poseé una gran capacidad portadora de significado que se tiene que adaptar a la sede olímpica, pero además al conjunto de la humanidad pues no podemos olvidar el carácter global de los Juegos Olímpicos. Esta misma función la tiene el logotipo olímpico ya que su fin es el mismo que el de la mascota, identificar los Juegos Olímpicos y el país anfitrión, particularmente la ciudad organizadora a nivel mundial.

Juegos OlímpicosLa mascota olímpica, como producto de la industria cultural, es producida y reproducida industrialmente por múltiples formas de comunicación y consumo. Este tipo de reproducción masiva permite colocar a la mascota como signo y objeto en todos los ámbitos, tanto de la esfera pública como de la vida cotidiana. Un inconveniente de esta reproducción industrial, pero según como se mire puede llegar a ser una ventaja, hace que no se sepa cuál es el original por lo que todas las copias pueden llegar a ser objeto de culto.

Una de las mascotas más conocidas de los Juegos Olímpicos fue Amik, mascota de los Juegos de la XXI Olimpiada de Montreal de 1976. Se trata de un castor paciente y trabajador que contribuyó al desarrollo económico de Canadá, país organizador de los Juegos de la Olimpiada, cuando el comercio de las pieles constituía la principal actividad de América del Norte.
Este animal es representativo de su país y figura en los escudos de las ciudades canadienses de Montreal y Kingston.

El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos (COJO) eligió un castor en reconocimiento que ha tenido para él Canadá. La piel de este animal fue uno de los motivos más poderosos que impulsó a muchos colonos a instalarse allí. Luego, tras un concurso, se le buscó nombre. "Amik" fue el más indicado, ya que esta palabra que en lengua algonquina, base de las utilizadas por los indios canadienses significa "castor". Asimismo, dicha palabra recuerda a la francesa "ami" (amigo).
El castor fue diseñado estilizado en negro con una banda roja que contiene el símbolo olímpico. Como todas las mascotas olímpicas (si exceptuamos el fracaso comercial de Izzi), Amik invadió rápidamente el mercado. En todas las tiendas de souvenirs de Montreal podía encontrarse un Amik, lo mismo que en los aeropuertos, calles, vestíbulos de hoteles, etc. 

Con la imagen de Amik se imprimieron miles de tarjetas y se confeccionaron toda clase de prendas. La ingenuidad del castor Amik llevó a muchos millones de personas a trasladarse imaginariamente a los encantadores rincones de los bosques de Canadá.

Juegos Olimpicos;

 



© 2014, Intervet International B.V. a subsidiary of Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. All rights reserved.


Bibliografía
PetFan Nosotros | Mapa del sitio | Términos y Condiciones | Aviso y Política de Privacidad | Contacto