Síguenos en: Facebook Twitter
Skip Navigation LinksPetFan > PetTips > Salud > Diabetes en mascotas
02/11/2018

Diabetes en mascotas

Hay muchas similitudes entre la diabetes de los humanos y la diabetes en gatos y perros, tanto nosotros como ellos pueden llevar una vida feliz y con salud si seguimos las recomendaciones del Médico y del Médico Veterinario.  
Los cambios del estilo de vida no sólo afectan a las personas, sino también a sus animales de compañía. En estos últimos, la obesidad se está haciendo cada vez más común y aumenta el riesgo de desarrollar diabetes entre 3 y 5 veces más.
Algunas razas parecen correr un mayor riesgo. En los perros, la diabetes es más común entre los Alaska malamutes, Shnauzers, Caniches miniatura y Springer Spaniels ingleses, mientras que entre los gatos, la raza Burmesa parece desarrollar diabetes con más frecuencia, al igual que los gatos castrados de todas las razas.
La diabetes podría ser transitoria, especialmente en los casos en los que los animales han recibido medicación que disminuye el efecto de la insulina. La diabetes aparece con más frecuencia en los gatos y perros de edad avanzada.

    

Los signos clínicos de los animales de compañía con diabetes son similares a los de las personas y no son necesariamente específicos de la diabetes. El aumento de glucosa (azúcar) en sangre lleva a un aumento de la sed y la cantidad de veces que orina nuestra mascota.  
Los perros y gatos diabéticos pueden estar obesos o delgados. Podría darse pérdida de peso y podría suceder rápidamente, dependiendo del estado de la enfermedad. Esto sucede a pesar de que a veces se dé un enorme apetito.
Muchos animales diabéticos tienen acumulación de grasa en su hígado y aproximadamente un tercio de todos los gatos diabéticos muestran una coloración amarilla en sus mucosas, coloración denominada ictericia. El pelaje podría tener un aspecto descuidado.
Un signo de diabetes en los gatos es una actitud poco común, el gato camina agachado y en algunas ocasiones arrastra las patas por el suelo al caminar.  Mientras que se suelen observar cataratas en muchos perros diabéticos en el momento del diagnóstico, raramente los gatos diabéticos desarrollan cataratas. Entre otros signos se encuentra la posible pérdida de apetito, la deshidratación, la depresión y vómito.

Ya que ninguno de los signos clínicos es un claro indicador de diabetes, podría ser necesario que su Médico Veterinario efectúe otros análisis para poder realizar un diagnóstico. A menudo se realiza un análisis completo de sangre y orina, ya que la diabetes afecta a muchos órganos. Como mínimo, el Médico Veterinario realiza un análisis de sangre y orina en ayunas con el fin de medir la glucosa (azúcar) contenida en la sangre de tu mascota.
La diabetes en los animales de compañía es una afección que representa un desafío y que necesita de un responsable con dedicación. Un animal diabético puede vivir una vida feliz y normal si su propietario se acompaña del Médico Veterinario y trabajan en colaboración para ofrecerle los mejores cuidados posibles.

 

© 2015, Intervet International B.V., a subsidiary of Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. All rights reserved.


Bibliografía
Posts relacionados
PetFan Nosotros | Mapa del sitio | Términos y Condiciones | Aviso y Política de Privacidad | Contacto