Síguenos en: Facebook Twitter
Skip Navigation LinksPetFan > PetTips > Cuidados > ¡Nuestras mascotas necesitan protección solar!
10/10/2016

¡Nuestras mascotas necesitan protección solar!

La dermatitis solar, dermatitis por fotosensibilidad o erupción lumínica polimorfa, es un proceso agudo o crónico de la piel producido por la acción de los rayos solares sobre la dermis de nuestra mascota. Es frecuente en climas cálidos y soleados, altitudes elevadas o en animales que pasan mucho tiempo al aire libre, incluso en zonas templadas. Por ello las mascotas necesitan evitar la prolongada exposición a los rayos solares o ser protegidas para evitar daños en su piel, desde quemaduras leves hasta lesiones graves.

Signos clínicos en perros.

La dermatitis solar afecta particularmente a aquellos de piel blanca o despigmentada, en los de pelo corto, piel rosada, con patrones de color con pelo blanco (American Pitbull Terrier, American Staffordshire Terrier, Staffordshire Bullterrier, Bull Terrier Ingles, Bóxer, Dálmata, Dogo Argentino y Lebreles, entre otros) o a los perros sin pelo o pelones; pero cualquiera puede sufrirla, ya que el daño solar también ocurre en áreas de pelo muy fino o nulo como los flancos, zonas inguinales y axilares o en la nariz.

Sin ti´tulo:Users:bea:Desktop:#1683 shutterstock_78228337.jpg

Generalmente, la zona más afectada es la unión de la caña o parte superior del hocico con la nariz, donde la protección que brinda el pelo es poca efectiva. En un primer momento aparece una zona muy enrojecida (eritema), que evoluciona tras repetidas y prolongadas exposiciones al sol, a una caída de pelo alrededor de la lesión, y más tarde, continua con la aparición de una úlcera y costras. En los casos más severos hay úlceras profundas con pérdida del tejido la probable aparición de cáncer de piel.

Sin ti´tulo:Users:bea:Desktop:#1683 shutterstock_312163628.jpg

Signos clínicos en gatos.

Afecta principalmente las zonas sin pigmento y con poca cobertura pilosa como las orejas; de forma secundaria se difumina en párpados, nariz y labios. Los gatos blancos gerontes (10 a 11 años) que pasan mucho tiempo al aire libre son los más predispuestos, pero también se puede dar en gatos jóvenes y que no salen, pero que acostumbran a tomar el sol en patios, balcones, o ventanas (inclusive a través de vidrio). Los de color rojo o amarillo también son propensos.
Inicialmente aparece una lesión roja (eritema), las exposiciones al sol, la piel se enrojece  progresivamente (eritematosa) y queda sin pelo aparecen también costras y úlceras. El dolor que ocasiona la lesión lleva a un intenso rascado, principalmente en orejas, con pérdida de tejido  y un  aspecto fruncido de las mismas. Si sigue la exposición al sol puede degenerarse en cáncer de piel.

Diagnóstico.

Sin ti´tulo:Users:bea:Desktop:#1683 shutterstock_222009187.jpg

Es necesario hacer diagnósticos diferenciales, tomando en cuenta todas las enfermedades que producen afecciones similares en la piel, como padecimientos autoinmunes, infecciosos, parasitarios, tumorales, medicamentos y otros. La biopsia debe hacerse tempranamente en todo animal con una lesión que no cicatriza en el  tiempo adecuado. Como estas lesiones a veces se presentan en forma bilateral, es fácil pensar en otro tipo de patología antes que en las formas preneoplásicas (previas a la presentación del cáncer). También la presentación sólo en zonas despigmentadas puede orientar al Médico Veterinario hacia esta patología.

Tratamiento.

El mejor tratamiento es la prevención. Debemos controlar los baños de sol en los animales más predispuestos desde que son cachorros o protegerlos de los rayos solares. Una vez detectada la enfermedad, el tratamiento se basa en evitar la exposición directa al sol, particularmente en las horas de mayor intensidad y si el animal necesita salir de la casa, hay que permitir que lo haga en un lugar techado o de noche. También podemos aplicar crema protectora solar (filtros solares o pantallas solares recomendables para bebes, libres de zinc, con protección para rayos ultravioleta UVA, aquellos que provocan alteraciones celulares en la piel y cáncer y UVB, aquellos que queman con enrojecimiento, ámpulas, ardor y dolor, en las zonas sin pigmento y sin pelo, con una protección solar mayor a 15 (FPS 15) y aplicar cada 3 o 4 horas, así como colocar protección UV en las ventanas si los animales se asolean cerca da ellas.

En los casos agudos, el Veterinario puede recomendar una combinación de antibióticos y antiinflamatorios para disminuir las complicaciones de acuerdo con el tipo de dermatitis. La mayoría de los tratamientos son efectivos en lesiones pequeñas, incipientes y de poca profundidad, lo cual indica que debemos actuar rápida y energéticamente. La cirugía radical temprana también se indica y quizás sea el curso más efectivo, aunque tiene la limitación del lugar donde se ha desarrollado.

© 2016, Intervet International B.V., a subsidiary of Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. All rights reserved.


Bibliografía
PetFan Nosotros | Mapa del sitio | Términos y Condiciones | Aviso y Política de Privacidad | Contacto