Síguenos en: Facebook Twitter
Skip Navigation Links
Dos bebés en casa

Dos bebés en casa

Lejos están los tiempos en que las mascotas debían despedirse cuando se aproximaba la llegada de un bebé. Hoy sólo se requiere planeación y educación para que todos vivan en perfecta armonía.

 

 

Me da mucho gusto tener la oportunidad de platicarte un poco sobre este tema tan importante y delicado: la llegada de un bebé a la casa. Los niños son el tesoro más grande de la humanidad, ellos serán los próximos gobernantes y tomadores de decisiones de nuestro planeta, en ellos están sembradas nuestras esperanzas de tener un mundo mejor, y estoy segura que toda madre desea que su pequeño o pequeña sea la mejor persona que pueda ser. Para eso los padres debemos trabajar mucho, sobre todo en la infancia.

Macintosh HD:Users:beatrapote:Desktop:shutterstock_236414356.jpgUna de las cosas que deben aprender los niños es a ser empáticos, el tener la capacidad de reconocer los sentimientos, las emociones y las necesidades de los otros es una cualidad que, si todos la desarrolláramos, este mundo y las relaciones entre los humanos, nuestras relaciones con los animales, e incluso con el planeta, serían muy diferentes, serían mejores. Tener una mascota cuando se es niño es la mejor manera de enseñar esto, ya que el niño aprenderá a conocer diferentes necesidades, maneras de expresarlas, diferentes maneras de ser, etc.

Esta y muchas otras ventajas se obtienen de crecer con un animal de compañía, así que si ya tienes uno y estás esperando un bebé o lo estás planeando, no te deshagas de él, mejor enséñalos a convivir desde el embarazo.

Lo primero a considerar es que muchas veces las parejas, al casarse, adoptan un perro o un gato con la idea de formar una familia más completa, por así decirlo. Al hacer esto la responsabilidad que adquieren con los animales es para toda su vida. Con esto no quiero decir que el perro o el gato van a ser más importantes que el bebé, sólo digo que también se debe ser responsable de esa decisión. Una vez aclarado el punto, prosigamos a lo concreto: ¿Qué hacer?

    

 

Supongamos que tenemos un perro o gato adulto y nos enteramos que vamos a ser papás. Eso va a traer muchos cambios en la casa, llantos, olores, cambios de horarios, de muebles, visitas, entre otros. El perro o gato pueden llegar a resentir mucho estos cambios, sobre todo si era el “consentido” de la casa y ahora será desplazado. Sin intensión de humanizar, es muy semejante a lo que pueden llegar a sentir los niños cuando llega un hermanito, la diferencia es que en el embarazo se va preparando al hermano mayor para dichos cambios. Así también, podemos ir acostumbrándolos a los mismos.

 

 

Durante los últimos meses del embarazo los futuros papás deben tratar de hacer simulacros de cómo se piensa que va a cambiar la vida de la familia, y en base a esto tomar decisiones importantes. Lo que les pido que hagan concretamente es que se sienten y escriban las nuevas reglas familiares. En este escrito se deben poner lo que estará permitido que el perro haga y lo que no, así como la consecuencias a ambas conductas.

Algunos puntos importantes a considerar en las reglas pueden ser:

  • A cuáles habitaciones pueden o no entrar los animales.
  • Si el perro o gato pueden subir a la cama, o si ya se suben, si lo van a poder seguir haciendo.
  • Enseñarle al perro a no tomar los juguetes del niño.
  • En el caso de los gatos, enseñarlos a no subirse a la cuna.

     Otro ejercicio básico es acostumbrar a los perros y gatos al llanto del bebé. Esto se logra consiguiendo sonidos de bebés llorando y poniéndolos a un volumen muy bajo mientras se juega con los animalitos, poco a poco a lo largo de algunos días el volumen se va subiendo, así el perro relacionará el llanto del bebé con una situación muy agradable como lo es jugar.   Cuando el verdadero llanto del bebé llegue, el perro y el gato estarán acostumbrados a esta situación.

Macintosh HD:Users:beatrapote:Desktop:shutterstock_108066284.jpg

Finalmente ten muchas reservas cuando escuches que los gatos causan abortos y esterilidad, ya que esto es un gran mito que ocasiona el sufrimiento de muchas personas y animales. El toxoplasma es una enfermedad que pueden tener algunos gatos y que efectivamente es dañina para los seres humanos, pero para adquirirla del gato, necesitas comer el excremento del gato. Es más fácil que la adquieras por comer carne mal cocida en los tacos de la esquina.

Espero que esta guía les sea de mucha utilidad, si no ahora, en el futuro, o para algún amigo o familiar. Ayudemos a desterrar tantos mitos que sólo traen dolor a los animales y a la familia misma y seamos formadores de una nueva cultura de tenencia responsable.

Bibliografía:

  • Carpentier Marcel (1997) Tu primer perro. Hispano Europea. España.
  • De Buyser Colete (1996) La educación del perro. OMEGA. Barcelona; España.
  • Robert Jean-Pierre (1991) Guía del perro y su dueño. Editorial AEDOS, S.A. España.

 

© 2014, Intervet International B.V., a subsidiary of Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. All rights reserved.

 

PetFan Nosotros | Mapa del sitio | Términos y Condiciones | Aviso y Política de Privacidad | Contacto